Siempre es una expectativa enorme ver una banda leyenda. The Adicts, obviamente, no era la excepción a esta regla. Si sueles informarte de la música que visita la ciudad o eres fiel seguidor del punk de la vieja escuela, seguramente sabrás que la banda visita con frecuencia nuestra ciudad, de hecho la última vez que lo hizo fue en 2017. A pesar de ello, el C3 Stage  se encontraba casi lleno con fans de todas las edades de la banda inglesa.

Con serpentinas, papeles metálicos, tiernos peluches y maquillaje, “Monkey” Warren interactuó con su público como solo los grandes frontmans saben hacerlo. Fue sorprendente ser testigo de cómo la banda se entregó al público tapatío que no dejaba de corear cada una de las canciones que tocaban los ingleses.

La edad no importaba al momento del mosh pit, y menos al momento de corear los éxitos, que iban escuchándose uno a uno en el recinto de Av. Vallarta: “Viva la Revolution”, “Joker in the Pack”, “You’ll Never Walk Alone” y “Steamroller” fueron algunas de las canciones que formaron parte el set list de la noche. Por supuesto, no podía faltar el momento cursi con “I Am Yours”, esa canción que todo novio punk enamorado dedica.

Su gran show, la conexión inmediata e ininterrumpida que logran con su público, sus riffs y las melodías de The Adicts, me hacen pensar que la historia del punk no ha sido del todo justa con esta banda y, aunque 40 años podría parecer un montón, “Monkey”, “Pete Dee”, “Kid Dee”, “Scruff” y “Shagen” no dan ni una muestra de haber envejecido al estar sobre el escenario. Su dinamismo y energía, la gran agilidad con la que ejecutan sus instrumentos y el gran show que presentan a sus seguidores, nos hacen pensar que habrá otros 40 años más de giras con The Adicts.

¡Qué así sea!.

Reseña: Karla PM.

Fotografía: Montserrat Navarrete.

Deja tu comentario