La noche del pasado jueves 15 de junio el C3 fue el lugar elegido para congregar a los metaleros de la ciudad de Guadalajara, quienes recibieron a la legendaria banda Sodom. Los primeros en destrozar el escenario fueron los integrantes de la banda local Imminent Reaper, que calentó perfectamente los motores para lo que seria una presentación llena de fuerza y precision, demostrada por la clásica banda alemana de thrash metal.

Después de presentarse en Guadalajara por primera ocasión en el año 2013 como parte del cartel del Hell and Heaven, Sodom estuvo de regreso en tierras tapatías, para demostrarnos por que es considerada una de las cuatro grandes bandas alemanas del Thrash Metal. Formada en 1981, Sodom es una banda que se ha mantenido firme a pesar de las malas rachas que el género ha experimentado. Ellos han seguido llevando su infalible thrash alemán a cada rincón del planeta y esta ocasión fue el turno nuevamente de Guadalajara, donde los alemanes nos dieron cátedra de riffs, riffs que parecieran provenir de una maquina de destrucción perfectamente afinada, acompañada de tamborazos, capaces de hacer mover la cabeza a cualquiera.

Esta ocasión pudimos disfrutar temas de su más reciente producción “Decision Day”, lanzada en 2016. La canción “In retribution” fue la encargada de orquestar los primeros mosh pits, donde las personas reunidas en el C3 pudieron brincar, aventar, correr, beber y mover la cabeza al unísono de la música. Continuaron temas de todos y cada uno de los álbumes de esta legendaria banda, liderada por Tom Angelripper, bajista, vocalista, fundador del grupo y único miembro original; después siguió el tema de su antepenúltimo album “In War and Pieces”, donde cada uno de los asistentes pudo corear esta canción, seguido de esta misma, el grito «¡Sodom, Sodom, Sodom!» se hizo presente y una bandera de México con el logotipo de Sodom fue lanzada al escenario y esto realmente emocionó a la banda, quienes se veían muy contentos mientras  bebían y tomaban fotos y vídeos, mientras dejaban descansar al público para continuar con su cátedra de metal.

“Sodomy & Lust” retumbo en el lugar, acompañada del cover de la canción “Surfin’ bird”, original de “The Trashmen”, que se hiciera famosa al ser cantada por Peter Griffin, personaje de Family Guy, para luego llegar a uno de los temas más esperados de la noche: “The Saw is The Law”, donde el headbanging se desató.

Tom Angelripper Foto: David Ocampo

Siguieron temas como “Outbreak of Evil”, seguido de otro clásico de clásicos M-16″. Enseguida los músicos Bernard Kost, guitarrista de la banda desde 1997 y Markus Freiwald, baterista, quien se unió a la banda en 2010, continuaron con el tema “Sacred Warpath”, para así llegar a uno de los temas más emblemáticos de la agrupación “Agent Orange” del legendario disco que lleva el mismo nombre. El mosh pit enardecido, giraba al son de los bombos que hacían retumbar el C3. Siguieron temas como “Stigmatized”, del penúltimo album “Epitome Of Torture”, lanzado en 2013, además de “Caligula”, “City of God”, “Tired and Red”, del legendario “Agent Orange”, “Blood of Lions” para llegar a uno de los temas más antiguos de la banda del álbum “Mortal Way To Live, Blasphemer”.

Las cabezas no paraban de agitarse, la música fue imparable; una verdadera masacre, para así llegar a un emotivo tributo al Padre del Rock and Roll, Lemmy Killmister de Motorhead, quien falleciera en 2015 y una de las más grandes influencias en Tom Angelripper.

El concierto estaba a punto de llegar a su final, los ánimos no cesaban y el publico ansioso por un poco más de thrash metal no paraba de gritar «oe oe oe Sodom Sodom» alegrando aun más a los legendarios músicos, quienes no paraban de mostrar su amor por el publico mexicano.

“Who is God” y “Witching Metal” fueron las canciones previas al encore y la banda abandonó el escenario por un momento, dejando al publico en espera de un poco más. La banda concluyó su increíble presentación con uno de sus más grandes éxitos, Remember the fallen”, canción que fue coreada por cada uno de los asistentes en este recinto, la cátedra estaba por terminar, era el momento de dejar todo en el mosh pit y despedirnos de la leyenda.

“Ausgebombt” y Bombenhagel” fueran las canciones elegidas para poner broche de oro a  esta increíble velada llena de thrash metal, una vez más el C3 se convirtió en el templo de los amantes del metal, quienes esperaremos una vez más a que la leyenda Sodom vuelva.

 

Texto: Fabián Macabra.
Fotos: David Ocampo | Abstract Photography

 

Dejar respuesta