En días pasados, acudimos a la estación Juárez del tren ligero para disfrutar de la música y el talento de Sagrario, proyecto local de soul pop latino.

Entre un mar de gente que iba y venia, Sagrario le otorgó un ritmo y un compás a la cotidianidad; compartiendo así, un momento de calma y armonía con todos aquellos transeúntes que se sintieron atraídos ante las melodías de la agrupación.

Aplausos, sonrisas, buena música y una conexión natural entre espectadores y banda; fue algo de lo que se percibió durante el recital.

Ángel López // Vocalista de Sagrario.
Rizo // Saxofón.
Beto // Guitarrista .
Axcaná // Bajo.
Chino // Batería.

Luego del deleite sensorial, el entorno volvió a la normalidad; algunos retomaron su viaje y destino, algunos otros nos acercamos para felicitar a la banda y en mi caso; platicar con Ángel López, vocalista de Sagrario.

Vale la pena y es importante mencionarles que desde hace ya algunos años, vengo siguiendo el proceso artístico y creativo del mencionado personaje, Angel López aka Chayo; quien es, sin dudas, un artista multifacético, que ha sabido reinventarse para hacer de sus vivencias, letras y canciones que uno toma como propias en cuanto las escucha.

Luego del efusivo saludo y felicitarlo por el gran show, pregunté al buen Chayo sus primeras impresiones de lo que acababa de vivir sobre escenario. Con toda tranquilidad y con una gran sonrisa, mencionó lo grata que había sido dicha experiencia, haciendo énfasis en lo digerible de la propuesta musical de la banda, así como el alcance que se llega a tener en un espacio como la estación Juárez, ante personas que comúnmente no suelen acudir a otros foros o que simplemente no escuchan el tipo de música que Sagrario genera.

Sin mayor pausa, nos adentramos en Tsunami Mami; el primer EP de la agrupación, producido por y en casa de William Pyramyth, con el cual debutaron en la escena musical y dieron la primera muestra de su talento. Él, con la amabilidad que le caracteriza; nos contó que dicho material ha sido bien recibido, no sólo por el entrono local, si no también por distintos medios nacionales, que han repercutido positivamente generando un buen número de reproducciones en Spotify.

Y es que de la agrupación brotan no solo atmósferas multicolor y letras de amor, si no también las ganas de compartir su música y mensaje con más y más personas. Es así como Rizo, Chino, Beto, Axcaná y Chayo, trabajan no solamente en la creación de nuevas piezas musicales, si no también en la búsqueda de nuevos espacios y foros para presentar su trabajo. ¿El resultado?, haber pisado los escenarios de distintos lugares como C3 ROOFTOP, Segundo Piso, Rendez-vous, y de festivales como el Oblatos Sin Fronteras, el Festival del Hongo y el Festival del Mezcal respectivamente.

Actualmente la agrupación se encuentra en la grabación de su segundo EP, que llevara por nombre “Sintonía Lunar”, en el cual se buscaran más colaboraciones; tal como la que se dio con Arturo de la Torre en el Tsunami Mami. Emocionado, Chayo nos relato las nuevas experiencias y retos que el próximo material ha traído consigo, por ejemplo; los arreglos de metales, los cuales nunca se había trabajado y la disposición de toda la banda para hacer del proyecto, un resultado lleno de calidad y amor al oficio.

Alterno al nuevo EP, Chayo agrego que están en la búsqueda de distintos foros fuera de Guadalajara y también de México, esto con la firme intención de expandir su mensaje y que su música vuele por otros aires y otras frecuencias.

Agradecido por la amena charla, me despedí y acordamos un próximo encuentro para en cuanto sea posible, darles a conocer mucho mas de todo lo relacionado al próximo material y programarlo en Resonante Radio de principio a fin.

Al salir de la estación, distintas ideas llegaron a mi mente y concluí; lo hecho con amor esta destinado a perdurar y evolucionar. Sagrario es sin dudas un cúmulo de sensaciones, sentimientos, familia, amigos, carácter y determinación, reliquias del alma necesarias para el éxito.

Fue así como una tarde de jueves se convirtió en algo distinto y alejado a lo acostumbrado. Un momento de reflexión, de esos tan necesarios para alimentar el corazón y proseguir.

Por: Carlos Resonante.

 

Deja tu comentario