Julia Ortiz y Dolores Aguirre, ambas originarias de la costa norte Porteña del Rio de la Plata (Argentina) quienes se conocen hace más de 20 años, forman parte de Perotá Chingó.

Dicha formación surge en el verano del año 2011 cuando ambas deciden salir de casa de sus padres proponiéndose a sí mismas conocer toda la costa Uruguaya, acompañadas de una guitarra y sus dos voces. Meses más tarde es cuando Poncho Álvarez junto con Martín Donozo, deciden grabar y subir a YouTube a estas dos chicas recién salidas del mar de Cabo Polonio (Uruguay), cantando “Ríe Chinito”, dónde su talento vocal complementado por el sonido de su guitarra se hacía uno con el sonido del aire y el crujir del mar al fondo.

Iluminadas por los destellos del atardecer, sus voces y naturalidad vinieron a recordarnos esa libertad a la que todos pertenecemos pero olvidamos de vez en cuando y fue este pequeño empujón virtual, por el que su música empezó a esparcirse, haciéndonos vibrar con sus voces enérgicas del–por entonces dúo-, Perotá Chingó.

Tiempo después es cuando se unen Diego Cotelo, originario de Uruguay, en guitarra y Martin Dacosta, originario de Brasil, en persecución. Fueron tantas personas a las que nos hicieron vibrar que más tarde iniciaron una gira de casi tres meses por Argentina y gran parte de Chile. Con apoyo de las redes sociales, sus voces siguen llegando a oídos y corazones de gente muy lejana de aquel rinconcito uruguayo donde se encontraban sin esperar lo que venía.

Fue el 1 de septiembre del año 2017 cuando sacaron su segundo y más reciente disco ‘’Aguas’’ y por el que actualmente se encuentran en gira por Europa y Latinoamérica, presentándose este 6 de diciembre en Guadalajara. En dicho disco la agrupación registró un repertorio de donde pasaron de lo alegre y lo espontaneo a otras emociones y otras profundidades, en el que se cuentan “Aguacero’’, “Tres’’, “Piel’’, “Certo’’, “Reverdecer’’, “Veo Chiquito’’, “Toda Vida’’, entre otras más, dándonos un total de 13 pistas, hechizándonos una vez más con sus mágicas voces.

Perotá Chingó viene a transmitirnos con su energía natural, que para la música y el arte las fronteras no existen, cómo la música une países, une gente, une almas y como te unes contigo mismo y conectas con sueños, ganas de vivir, experimentar y sentir olvidados en lo más profundo de ti; Perotá ayuda a sanar, a sentirnos más libres y llenarnos de vida.

Deja tu comentario