Obscura.

0
282

La banda de  progressive death metal Obscura originaria de Alemania y fundada en el año 2002 por el vocalista/guitarrista  Steffen Kummerer, dio fin a su México tour 2016 en el C3 el 9 de octubre en la ciudad de Guadalajara Jalisco, después de visitar Monterrey y Ciudad de México respectivamente.

Si bien la entrada no era la esperada (pues fue bastante pobre, apenas una cuarta parte del recinto) esto no fue motivo para que el espectáculo se opacara, así pues desde el comienzo las bandas encargadas de abrir el espectáculo: Opus Maxima (CDMX) , Symbiotic (GDL) y Oedivm (CDMX)  se dieron a la tarea de encender los ánimos de los pocos pero animados asistentes, dando  paso así a la agrupación principal.

8:04 pm, la música de fondo se detiene, el público guarda silencio acercándose  al escenario pues Obscura ha salido a escena, recibidos con fuertes gritos comienzan a interpretando “ten sepiroth” canción  de su nuevo disco AKROASIS que enciende con tal fuerza los ánimos de los presentes que pareciera que el recinto estuviera al máximo.

El slam no se hace esperar y ya desde la segunda canción “the monist” tanto el público como el grupo nos demostraban cómo se llevarían las cosas en adelante y fue así como por 1 hora y 20 min el recinto del C3 se estremecería con la genial brutalidad de Oscura.

Al término de la segunda canción el impacto es tal que  los presentes inundan el recinto con gritos de ¡!Obscura, Obscura¡¡  sorprendiendo gratamente a la agrupación que agradeció la entrega de estos. El concierto seguía su curso y canciones como “Akroasis”, “sermon” y “Perpetual” hacían de este un gran espectáculo, la entrega del grupo se notaba en todo el escenario tanto en la brutal batería que retumbaba a todos los presente como los  increíbles solos de guitarra que caracterizan tanto a la banda. Y que le han dado un lugar privilegiado en el mundo del metal.

El show seguía y uno no podía dejar de notar  el carisma del bajista  Linus Klausenitzer  que durante todo el show se adueñó del escenario al más puro estilo de Ian Hill (guitarrista del legendario grupo Judas Priest) y no solo por su apariencia, sino que su manera de interactuar con el público  era tan parecida que era difícil no pensar en ello.

Las melenas se agitaban en el aire al unísono de la batería, el show se hacía añejo y es así como steffen el vocalista anunció la última canción de la noche “Centric flow” tanto el público como la banda lo dan todo, los coros, gritos y los ya clásicos cuernos se hacen presentes por última vez en esta gran muestra de virtuosismo musical.

Así pues la banda se despide, agradeciendo a los presentes y en medio de gritos dejan el escenario, el público no se retira. Espera el regreso inminente y ya característico de las bandas de metal y tal y como todos los presentes sabían el grupo regresa a interpretar su última canción, una muestra de genialidad que nos deja ver aún más el por qué se han convertido en referencia de este subgénero del metal, el  progressive death metal

La música terminó pero no así el show, el grupo agradece  y da regalos al público, la foto de la banda con el público es tomada, posteriormente para agrado y sorpresa de muchos se anuncia que la banda se tomara fotos y dará autógrafos a todos en la parte superior del recinto, todos se apresuran a formarse esperando con ansias poder compartir al menos un momento con sus  ídolos. Las sorpresas siguen pues anuncian que todos aquellos que deseen seguir en el lugar podrán hacerlo y compartir una bebida con todo el equipo y por supuesto la banda. Terminando así un estupendo show y dejándonos a todos los presentes satisfechos y esperando con ansias el regreso de ésta gran banda a la perla tapatía.

Reseña: Cristhian Jalomo.

Fotografía: Christopher Yasmani.

 

 

 

Dejar respuesta