Minutos antes de las 21 horas, ya se percibía la adrenalina en el C3 Stage, lugar donde se presentaría el rapero de Albacete, España; Nach.

Con gritos eufóricos de “ole, ole, ole, Nacho Nacho”, los asistentes esperaban ansiosos a Nach. Su repertorio musical inicio con “ahora”, su lírica cruda y directa alentaba a los presentes a liberar a su bestia asesina, su grito de conciencia hizo levantar a todas las almas presentes para invocar un pequeño tributo a Violadores del Verso, al rap mexicano y a Kase. O.

Nach hizo que México y España se juntaran en un solo movimiento de manos, “no al racismo, no a la homofobia”, todos vibrando así en ambiente de armonía.

Siendo ya la media noche, el poeta español cerro su presentación agradeciendo y despidiéndose de los tapatíos, quienes con todo el cariño y respeto; unieron de nuevo sus voces para corear su nombre.

Nota: Jorge Aranda.

Fotografía: Roberto Pacheco.

 

Deja tu comentario