Se llegó el día esperado para Guadalajara…  la negra noche y la lluvia presagiaban el piquete del alacrán inyectando misticismo a los seguidores de la mejor banda de culto de México, la gente caminaba en el lobby del majestuoso Conjunto de Artes Escénicas, un lugar digno para cualquier banda del mundo y esta vez no fue la excepción;  los corazones exaltados al ver a La Barranca salir al escenario y entonar su primera rola “Donde la Confusión se Suspende”, los gritos de emoción del público que no paraba de aplaudir a su banda, la vibra retumbaba en cada nota de sus emblemáticas canciones como “Síndrome”, “Destello”, “Corcel”, “Flecha”, “Zafiro”; por su parte José Manuel Aguilera no dejaba de sorprender al público con su calidad y sencillez.

Cinco excelentes músicos conforman la nueva alineación de La Barranca, Adolfo Romero en la segunda guitarra, Ernick Romero en el bajo, Navi Nass en la batería y Yann Zaragona en el piano;  la notable empatía entre ellos da como resultado un trabajo de categoría y profundidad que se tradujo en una noche llena de regalos musicales.

La presentación de su onceavo disco “Lo Eterno” fue el motivo principal de esta visita, trabajo de una indiscutible calidad que les llevo más de un año llevar al estudio de grabación, “Lo Eterno”, “Astronomía”, “Manos”, “Ceiba”; así como sus legendarias y esperadas canciones que el público canto una a una.

La euforia de la sala se desbordó cuando el líder de La Barranca dedico una canción a todos sus colegas músicos de Guanatos, reconociendo la calidad que acuna esta tierra, los aplausos no se hicieron esperar para reconocer el gesto de amistad; acto seguido, el Conjunto de Artes vibro cuando todos a una misma voz cantamos “La Rosa”, una de las más gustadas canciones.

El público aplaudió a cada uno de los integrantes al despedirse del escenario y al grito de otra! otra!  regresaron a tocar 2 de las rolas más esperadas de la noche: “Cuervos” y después de decir unas emotivas palabras, reflexionando sobre la inseguridad de nuestro México, toco “Día Negro” con la cual desató la excitación máxima del aforo que agradecido se puso de pie y no dejo de aplaudir hasta el término del concierto.

Fue una noche mágica e inolvidable para el selecto y fiel público de La Barranca, dejando a todos satisfechos y llenos de asombro por el gran evento vivido…

Fotografía: Gaby Apodaca.

Redacción: Gustavo Apodaca.

Deja tu comentario