Este domingo no fue un día normal, se hicieron presentes los 4 elementos: tierra, agua, viento y fuego en la sala 3 del Conjunto de Artes Escénicas, tuvimos la oportunidad de conocer otro de los grandiosos espacios que ofrece este lugar.

Fue una tarde donde se vivió una fiesta multicolor, llena de sonidos que invitaban a bailar, sonreír, disfrutar; la banda encargada de iniciar este ritual de música fueron los tapatíos Polyphonic, ellos son una nueva y muy joven propuesta, con un rock indie muy fresco y potente supieron prender a la tribu con las rolas de su disco debut  “Kimil”.

Las luces se apagaron y en su lugar las velas de un pequeño altar alumbraron la sala 3, la mística se hizo presente; la música de fondo y la exaltación del público dieron paso a uno de los grupos más mexicanos y místicos de la escena tapatía: Fanko, banda que ha trascendido fronteras, con músicos consagrados como Jaffo Lara, Arturo“Tibu” y Benjamín “Chemin” Santillanes; así como Christian “Capo” Briseño, base de lo que fue Plástiko; y hoy en este proyecto con Deiv Kirsch, Nachito Mota, Charles Funk y integración de la voz femenina de la venezolana Cecilia Torres, con mucha calidad y presencia en el escenario.

La fiesta continuó hasta convertir la sala literalmente en un carnaval, donde familias enteras pudieron disfrutar de una cálida tarde; en algún momento los niños subieron al plató y también pudimos ver a los fans cantando abrazados de los músicos…

Imágenes y momentos que serán inolvidables, más la gran selección de canciones como “Prende la Luz”, “Ambar” y por supuesto “Carnaval”; así como “Suero”, “Soy migrante” y “Casa Mexicana” por nombrar algunas de sus dos etapas.

El público se entregó al ritual dejando ir las malas vibras y cargándose de energía positiva, sus seguidores calificaron el evento como uno de los mejores de la agrupación. Al término, el público salió se con una sonrisa en el rostro, habiendo recibido al 100% lo esperado.

Cerramos este capítulo con un mensaje que la banda dio: “Cada cabeza es un mundo, pensemos libre”.

Fotografía: Gaby Apodaca.

Reseña: Gustavo Apodaca.

Deja tu comentario