Café Pessoa: Escribir poesía en Guadalajara.

0
217

En Guadalajara se dice que se levanta una piedra y hay siete poetas y cuatro narradores y un montón de lectores. Algo pasa en la ciudad, que de un tiempo para acá (acaso unos 15 años) se viene gestando una movida muy interesante que tiene que ver con la literatura en una ciudad que cuenta con la feria del libro más importante en lengua española y la segunda a nivel mundial (esto ya es un lugar común, pero ha influido a lo que viene) después de la de Frankfurt.

Sin hacer menos a la narrativa, se puede decir que nuestra ciudad es la ciudad de la poesía. Recientemente se han producido una cantidad muy interesante de movimientos relacionados con este género literario, aquel que la industria editorial dice que “no vende”.

“Por favor lea poesía” es, visto de primera intención y mientras uno viaja en camión, una calca roja con letras blancas que todos hemos durante nuestros viajes. Más allá de la invitación a leer poesía, se trata de una postura de concientización a favor del arte y una manera diferente de vivir. Charlando con Miguel Asa, el autor del proyecto, éste me confiesa: “No mames, no pensé que una pinche calca me cambiaría mi vida”.

El movimiento creado por mi tocayo ha recorrido todo el país y ha llegado a otras partes del mundo gracias a colaboradores y amigos.

Además, el proyecto (o Miguel, que finalmente son la misma cosa) ha sido un gran difusor de la poesía visual. Cursos, foros, charlas, ediciones, playeras son los soportes para “hablar/leer” poesía.

No puedo dejar de mencionar “Vía Literaria”, un excelente proyecto de promoción a la lectura y difusión de autores locales y nacionales, jóvenes y ya con trayectoria. Más de 250,000 posibles lectores al día.

“Revista Metrópolis” es un proyecto editado por Carlos Vicente Castro. Se trata de una revista literaria, aunque ha publicado más poesía, que tiene un par de particularidades. La primera, es el formato. Se trata de un pliego de papel doblado en varias partes. La segunda, cada número cuenta con la invitación de un diseñador y en algunas ocaciones de un editor.

Recuerdo que con la edición número 25 de la Feria del Libro de Guadalajara se imprimió una serie de 16 boletos con igual número de diseñadores. Cada boleto incluía un textos de poetas que habían publicado en la revista. La selección fue realizada por el poeta alemán Timo Berger.

Me tocó colaborar en la difusión de los boletos, los estuvimos regalando en toda la ciudad. Fue muy padre poder regalar poesía en las calles.

Luis Armenta Malpica nació en la Ciudad de México. Llegó muy joven a Guadalajara y se quedó a vivir y desarrolló un gran proyecto editorial: Mantis Editores, una editorial que aunque comenzó publicando narrativa y ensayo se ha especializado en poesía.

La editorial fundada hace 21 años tiene en su haber más de 130 libros publicados en donde destacan las co ediciones bilingües francés español realizadas con la casa quebequense Écrits de Forges, así como con diversas instituciones del país. Armenta es un tipo excepcional, un editor a quien admiro quien además es tallerista y un excelente poeta. Tres cualidades que rara vez se conjuntan en una sola persona.

Me alegra haber sido parte de estos proyectos, ya que he aprendido mucho de ellos. Y nada, que este texto sirva como un pequeño reconocimiento a su labor literaria.

Por: Miguel Ángel Avilés.

Dejar respuesta