“EL MASIVO ESTADO EFÍMERO”

Por: David Zunyeki.

0
134

Desde Facebook, Instagram, Snapchat, WhatsApp, entre muchas más aplicaciones en las que actualmente fluyen grandes caudales de información por nuestros dispositivos móviles día y noche; pareciera que ahora nuestro tiempo, el presente; se mide únicamente en fotografías y vídeos efímeros, fragmentos de nuestra vida que capturamos vacíamente y damos mayor atención a cuidar de que el celular no se nos vaya a caer de nuestra mano, que el enfoque y la luz se vean bien y tratar de postear la mayor cantidad de fotos posibles;  mientras suceden momentos irrepetibles y únicos tras de este, que posteriormente  dejamos morir en veinticuatro horas. ¿Realmente estamos viviendo el presente?, ¿Disfrutamos el “aquí y ahora”?

Parece historia antigua que hubo un ayer donde el presente se quedaba en cada uno de nosotros, dentro nuestra propia memoria orgánica, añorar, reír, disfrutar por dichos momentos; actualmente es obligación de un smartphone sublimar el presente, compartir a miles de personas ese momento que desparecerá y será olvidado, venga, “es sólo un estado más”, pareciera que lo único que queda es repetir ese bucle infinitamente hasta que desaparezca, rayando en lo desechable.

No digo que tomar fotos o vídeos esté mal, al contrario, te hacen guardar para la posteridad momentos que no se volverán a repetir, pero vale la pena cuestionarnos una cosa: ¿por qué esta adicción y obsesión de mandar a la orca cibernética, fotos y vídeos de nuestro presente?, es como si hoy en día no se puede vivir el momento sin depender de una aplicación que los mata en cuestión de horas, el ser un cruel verdugo asesino del tiempo, ¿Realmente vivimos el presente, lo disfrutamos, lo sentimos, lo compartimos en compañía y calidez?, ¿Postearlo para que todos “tus amigos” lo vean es en realidad compartir o es sólo intentar llenar ese voraz ego que está dentro de todos nosotros?.

Las fotografías y vídeos de tu presente no deben tener un conteo hacía atrás: vive el momento, captúralo en vídeo, guárdalo en tu mente, papel, discos… Pero no lo mates haciendo que su importancia radique en cuantos likes o views tuvo en 24 horas; hay que procurar no seguir viviendo con una mentalidad desechable y asesina de nuestro propio presente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here