Era 2005 y uno de mis amigos me había regalado un disco MP3 con bandas de esas que nadie conoce. La pretenciosa necesidad de amar agrupaciones que nunca vamos a ver era parte de mi, así como lo fue y lo es de muchos. Pero no todo es presunción, pues también existe esa hambre voraz en el alma que nos exige estímulos rítmicos y melodiosos a cambio de paz mental. Y así, entre tanta música, una banda me cautivó con su sonido feliz y la peculiar voz de quien parecía estar cantando bajo el agua para comunicarse con los caballitos de mar. Me hubiera encantado saber en aquel tiempo que un día Guadalajara sería foro para la banda independiente de la que me había enamorado, el nombre de la banda es Clap Your Hands Say Yeah y llevan el ímpetu de su música en su nombre.

Era una fría y lluviosa noche de Jueves y los fans de la banda y de la música indie se encontraban ya calentándose unos contra otros como pingüinos emperador al centro del C3 Stage, mientras tocaba Elliot the Furniture; banda que impresionó y emocionó a los presentes con su poderoso performance, ofreciendo un exquisito appetaizer sonoro previo a la presentación principal.

En medio de la espera, entre los instrumentos y luces bajas se distingue a Alec Ounsworth que se encontraba ayudando a los técnicos a conectar cables. La gente comenzó a chiflar y a saludarlo con un aire dudoso. “¿Es realmente él? ¿Está ayudando a conectar cables?” Esta fue una escena agradable para quienes lo presenciamos, pues mostró su sencillez y su interés por dar un buen show con ese pequeño detalle; y para cuando salió la banda, el recinto estaba lleno de euforia y emoción. Durante la presentación, Alec bajó del escenario a cantar con el público, estrechó las manos de quienes estábamos cerca y se creó un ambiente íntimo al rededor de él, abrazado por el sonido de su voz.

La banda pudo complacer a sus fans con éxitos como “The skin of my yellow country teeth”, “Is this love?” y “Lost and found” . Además presentaron su nuevo material “The tourist” que es el resultado de años de trabajo y evolución musical; dando así un show retrospectivo de lo que ha sido su carrera, desde los alaridos felices y disonantes de sus comienzos, pasando por su etapa electrónica oscura hasta el resultado que han llegado hoy y que quizás sea el sonido que los identifique por mucho tiempo más.

Reseña: Artemisa Domínguez.

Fotografía: Andy McCormick.

Dejar respuesta