Calavera Hip Hop Fest 2017.

“En donde sea, pero el Hip Hop suena”.

0
96

El sábado 04 de noviembre de 2017 no parecía ser un día especial, la gente caminaba, los autos se aglomeraban, los conductores tocaban su claxon, justo como cada sábado, justo como siempre. Tal vez, sólo tal vez, la gran mayoría de personas que habitan la perla de occidente ignoraban por completo lo que ocurriría en las inmediaciones del parque Agua Azul.

La concha acústica no pudo albergar la segunda edición del ya conocido festival urbano, fue una bodega la que acogió la fiesta, el nombre de esta, “Bodega cultural Water Blue” no sé si haciendo mofa del parque donde originalmente se llevaría acabo, José Castro (organizador del evento) dijo que el gobierno les cambió la ubicación. Dj King Klang puso a rodar los platos y ese fue el disparo de salida, primero los teloneros, esos kamikazes de los escenarios que poco les importa no aparecer en la publicidad, todo con tal de un poco de gloria.

En primer lugar, Osmar Azuara de Xalapa Veracruz, de él, decir que prendió el escenario como se merecía, después, el turno de Cala originario de Coacalco Estado de México, un show que en calidad dejo mucho que desear, pero no tanto como José Castro que como rapero… bueno, que le eché ganas. Acto seguido vino al escenario Stilo de los Línea Enferma de Veracruz y aquí fue donde se empezó a descontrolar todo, después la tarima se tornó “Gagsta” al recibir al Zaiko Loko de Guanajuato que logró conectar adecuadamente con el público de Guadalajara y dejó lista la tarima para los que si aparecieron en el Flyer. Pero después de una breve pausa.

Y así llegó el oriundo de Monterrey, Nuevo León, Team Revolver fue el encargado de reabrir el show, conectado al 100% con la gente que coreo y brinco al ritmo de su Rap sin pensarlo, nada de guardarse, el Team se subió a romperla desde el minuto cero, luego Neto Reyno, también de Monterrey, el antiguo miembro de Soldados del Reino puso las manos en el aire y las voces al unísono y como dice la canción “Llegó el turno de Montana”, Bipo Montana para ser preciso, el de Xalapa subió a Stilo y a Osmar Azuara para los Backups y de paso también subió el ambiente al puro estilo Línea enferma y después, todos a detener la saliva a como dé lugar porque Hispana estaba en la tarima, “La Mami Veneno” tiene personalidad, barras y belleza, combinación letal, a quien además le dio calor y se voló la blusa, ¡bendito clima! y ¿pues que pues?.

Llegó el Alemán con todo el peso de la Baja, es impresionante como la gente lo quiere, le gritaban “aviéntate cabr%$” con eso de que en el primer Calavera se entregó al público, literalmente y desde Maracay Venezuela su majestad Pedro, mejor conocido como Akapellah soltando un poco de lo nuevo, algo que ya nos había platicado en la entrevista en la rueda de prensa, y ¿Qué decir de los señores de Psycho Realm? Si le pidiéramos a cien personas del público que asistió al Calavera, que definieran a Sick Jacken y compañía en una sola palabra, estoy seguro que nos encontraríamos con palabras como Leyendas, Brutales, Monstruos, Dioses, en fin, sinónimos que los representan bastante bien. En resumen, grandes exponentes, gran asistencia, gran público, gran evento; Nos vemos en el 2018.

Reseña: Héctor Santos.

Fotografía: Gerardo Varela.

Dejar respuesta