Transcurrieron 5 años desde su última visita a este recinto, por lo cual decidieron armar una gran celebración… y lo lograron.

DIEZ fue la banda encargada de iniciar el show. Proyecto solista del músico Diego Cruz que recientemente lanzó su primer single titulado “Nadie”, estuvo acompañado de talentosos y reconocidos músicos tapatíos (Arnold Benz, Norman Renan, Richo Acosta y Ana Haro); y ofrecieron un buen rato de rock-pop con ligeros toques de blues.

Al cuarto para las diez de la noche, la banda liderada por Ugo Rodriguez regresó al año 1988 y trajo al presente toda la energía de Azul violeta en sus inicios (con algunas ligeras modificaciones en su alineación).

“Creo en ti” fue la canción elegida para iniciar la celebración de las tres décadas.

La noche estuvo repleta de invitados especiales. En “Cada vez más” se sumaron Edgar y Richie de Belanova, seguido de “Volver a empezar” que contó con la participación en la voz de la camaleónica Maria Barracuda (Jotdog).

En “Es hora ya”, los metales se hicieron presentes al acompañarse de Klaus Mayer y algunos miembros de su Big Band.

Hasta ese momento los asistentes habían permanecido sentados, pero en “Ella quiere más” se pusieron de pie sin dudarlo, para bailar al ritmo de la sensual melodía, que estuvo acompañada de los sensuales movimientos de Rodríguez.

La agrupación integrada por Ugo Rodriguez (voz), Shaboomy Lozano (guitarra), Luis “Huevo” Sánchez (percusiones), Yuri González (bajo), Daniel Aceves (batería), Iván González (teclado) y la participación especial de Brenda Armenta (coros), continuó interpretando algunos de los éxitos de su larga trayectoria: “Solo por hoy”, “Escarchas” y “Fortifica tu aliento”, donde invitaron al primer tecladista de AV, Luis Palomar; a que la tocara con ellos.

“¡Suéltate el cabello Ugo! ó “Encuérate Ugo”, fueron las expresiones más sonadas, a lo que Rodriguez reaccionó de manera positiva y se soltó el cabello para complacer a sus fans… pero no se desnudó.

La noche continuó con un set acústico, donde los integrantes bromearon que era para “descansar poquito porque ya están viejos”, sin embargo fue un gran momento ya que contó con las participaciones de Índigo Strings Quartet, el guitarrista Maniak y el gran Emiliano Huerta (Afrodisaicos). El acústico inició con “Amargos aliados” y acto seguido, Aceves dejó la batería para unirse con otra guitarra para interpretar “Atrapando estrellas”, canción dedicada a la fan más joven de la banda, una pequeña niña llamada Fernanda. “Éxtasis” fue todo un deleite para los asistentes.

El show contó con un excelente show de visuales y luces, que acompañaban a cada canción y ayudaban a transportarnos dentro de las canciones.

Otro motivo de lo que fue esta gran celebración, es el aniversario #25 del lanzamiento de su primer disco “América” (1994), por lo cual también invitaron a Alejandro López (primer baterista de la agrupación) para tocar la canción del mismo nombre.

“En 30 años hemos vivido experiencias buenas y malas… en este tiempo fuimos de disquera en disquera, nos transearon… hasta que elegimos a Iván como nuestro mánager, mejor que nos transee él – comentó Rodriguez entre risas. “Ha sido un trayecto muy bonito e intenso y estamos agradecidos con la vida y con ustedes por seguir haciendo lo que amamos”.

La lista de éxitos continuó con “Fuego”, “Go Billy go” y “No estoy bien”, canción en donde el rap y hip-hop sonaron gracias a la colaboración de la banda tapatía Vaquero Negro.

Tras tomarse una foto grupal, Azul Violeta agradeció a los presentes el haber asistido: “Nos vemos en los 35” exclamó Rodríguez.

Sin embargo los gritos y aplausos de los eufóricos asistentes, consiguieron que salieran de nuevo al escenario. Continuaron con “La verdad y la mentira”, que se desprende de su último disco Lo público y lo Privado (2015).

El clímax de la noche llegó con “Tu luz”, la canción más esperada y coreada de la noche. Gracias a la emoción del momento, Rodríguez saltó hacia el público y comenzó a caminar por todo el lugar, la multitud se reunió a su paso para lograr tomarse una “selfie”, por lo que el cantante pidió por el micrófono que guardaran sus celulares y cantaran con él.

Al regresar el escenario, #TuLuz se apagó y dijeron adiós, invitando al público a que se quedaran a una pequeña convivencia que ofrecieron después en el lobby del teatro.

En esta noche, su servidora comprobó varias cosas: La eterna y excelente calidad vocal de Ugo Rodriguez, que nos “enchinó el cuero” durante todo el concierto, el gran virtuosismo de cada uno de los miembros e invitados de Azul Violeta, y el gran éxito que, a pesar de algunos años de inactividad; aún tiene la agrupación en su ciudad natal. Todo lo anterior en conjunto, demuestra por qué AV es una de las mejores bandas que ha dado Guadalajara.

Reseña: Andy McCormick.

Fotografías: Hecho Pacheko Fotografía.

Deja tu comentario