24 años de Antidoping.

0
124

Todos sabemos que un cumpleaños es la ocasión perfecta para convivir, para bailar y también, porque no, para recordar. Es así como nos remontamos al verano de 1992, fecha que marcaba el nacimiento de una banda llamada Antidoping, agrupación la cual se formó en la Ciudad de México, para ser más precisos en la delegación Coyoacán, esto entre templos, viejas casonas, plazas coloniales, mercados y museos.

Teniendo esto en cuenta y a sabiendas que Antidoping es una de las principales bandas pioneras del Reggae Mexicano, nos dispusimos a asistir a dicha celebración con la intención propia de este tipo de eventos: divertirnos y pasarla lo mejor posible.

Es así como llegamos al Foro Independencia, el cual lucía ya algunos pequeños grupos de personas esperando la apertura de las puertas y la respectiva acreditación de los medios de prensa, sin duda los aditamentos típicos de un evento de reggae no se hicieron esperar; gorros y collares con los colores representativos de la cultura (verde, amarillo y rojo), camisas con el estampado de Bob Marley y claro está: hombres y mujeres con “dreadlocks” (rastas).

Luego de un respectivo atraso en el inicio del evento y algunos problemas de organización, la fiesta comenzaba; los encargados de empezar con el festejo fueron la banda Majesty, agrupación local que con su “Reggae fusión” daban la bienvenida a todos los asistentes a este cumpleaños doble.

La noche transcurría, la buena vibra y la alegría hacían de la velada algo especial, todo era una celebración ciertamente entre amigos, entre reggae. Llegaba el momento en que Los Steadys pisaran el escenario y continuaran con la misma encomienda que un mago en fiesta: sorprender y divertir. Fue así como a través de los acordes de la canción “I Shot The Sheriff” la banda tapatía compuesta por músicos de varias bandas locales, se encargaron de generar en los asistentes un estado positivo de mera relajación y deleite auditivo.

Vale la pena señalar la gran calidad de sus integrantes, todos con sus respectivos instrumentos generaban sonidos armónicos que el público sin excepción disfrutaba. Importante me parece mencionar que en esta ocasión en la batería de Los Steadys estuvo el integrante de la Vaquero Negro y Lemanik: Nacho Mota, quien con su ya conocida actitud y talento en este instrumento le puso un toque distintivo a la banda.

Con unos cuantos movimientos en la alineación de Los Steadys y agregándose Waldo Lopez, guitarrista y voz oficial de La Yaga, era ya el tiempo de vivir otro de los momentos cumbres de la noche en el cual la otra banda cumpleañera, comenzaban con las primeras dosis musicales sobre el escenario. La Yaga ha sido una de las bandas icónicas del reggae en nuestra ciudad, ellos comenzaron a tocar este ritmo por el año de 1994 y de igual manera que Antidoping, han sido fuertes precursores del género en nuestro país.

Dentro del repertorio musical que presentaron en esta gran noche no podían faltar temas estandartes como ”22 de abril”, “playa azul”, “energía positiva” entre otras. Para sorpresa de muchos el momento que terminó de encender la noche, se dio cuando el vocalista de Antidoping salió a realizar una pequeña colaboración con la Yaga, prendiendo así aún más los ánimos de todos los que ya esperábamos que el cumpleañero más adulto saliera al escenario.

Luego de un pequeño lapso en donde se checaron algunas cuestiones de audio, muchos aprovechábamos el momento para ir al baño, seguir acumulando más vasos de cerveza y prepararnos para bailar con los festejados.

Llegó el momento, todos recibíamos al Antidoping con gritos y aplausos y era así como  iniciaba el momento esperado de la noche, en el cual los cumpleañeros más longevos festejaran con el público tapatío sus veinticuatro años de ritmo, de baile y de reggae.

Desde el primer momento que la banda pisó el escenario la energía era algo singular, el repertorio musical de la banda estuvo compuesto por sus mejores canciones como “Sal a caminar”, “A la vuelta de la esquina”, “Juego a muerte” y muchas otras más que aparecen a lo largo de seis producciones discográficas que tiene la banda en su haber.

Todo era baile, todo era unidad, todo era conciencia. Cada uno de los integrantes de Antidoping lucían completamente entregados a su público que los acompañaba en esa noche tan especial, las palabras de agradecimiento de Jacobo Govea vocalista de la banda eran apreciadas y generaba en los asistentes una gran euforia.

Fue así como la noche transcurrió y todos los que nos dimos cita a esta celebración disfrutamos de un evento íntimo, de gran conexión entre los festejados y todos aquellos que recordamos algún pasaje de nuestra vida sonorizado con alguna de las canciones de los Antidoping.

Una vez más Guadalajara demostró ser una ciudad que disfruta del reggae y sobre todo de bandas entregadas y talentosas, que otorgan su música con el simple afán de alegrar corazones y compartir instantes que quedan para la posteridad.

¡Larga vida al reggae mexicano!, ¡Larga vida al Antidoping!.

Reseña: Carlos Cazzares.

Fotografías: Bertabeth Moran // Entre Telones.

 

Dejar respuesta