“Estás en el quiosco tomando una cerveza, con el tiempo seguís con la cerveza. A lo lejos se ve una patrulla, alguien grita: ¡Allá viene la yuta (policía)!”, fue uno de los himnos que sonaron la noche del viernes en el C3 Rooftop con Dos Minutos.

¿Por qué digo himnos?, cada una de las canciones de la banda argentina se encuentran en la memoria de un sector generacional que su adolescencia la vivieron a finales de la década 1990 e inicios del 2000, misma que combinó la pasión del fútbol con la cerveza y el punk rock.

El estallido de las gargantas de los presentes comenzó con “Barricada”, para después continuar con “Amor suicida” y “Canción de amor”, mismas que no dejaron de corearse ni un solo segundo.

“Mala suerte”, “Nada que hacer”, “Pelea callejera”, entre otros temas, mostraron al grupo, comandado con la voz del “Mosca”, lleno de energía y con casi nulos detalles de des afinación, en un lugar que la acústica no se distorsionó y los sonidos de cada instrumentos fueron percibidos por los asistentes.

“Valentín Alsina”, “Otra mujer”, “Arrebato”, “Borracho y agresivo”, “Tema de Adrián”, fueron parte del repertorio del grupo que tiene 31 años vigente, cuyo vocalista cumplió ese día 51 años, por lo que los asistentes le cantaron las mañanitas y le corearon un “¡Olé, olé olé olé, Mosca, Mosca”, por lo que agradeció el detalle.

Finalmente, la tocada terminó con “Piñas van, piñas vienen” y “Ya no sos igual”, en medio de cuerpos bañados de sudor y cerveza, así como la satisfacción de un público que esperará del próximo año para volver a verlos, ya que Dos Minutos es y será símbolo de las buenas o malas decisiones de una generación.

Nota: Miguel Coria.

Fotografía: Ixchel Wood.

Deja tu comentario